Buscamos alcanzar el corazón sediento de la Mujer, creación de Dios; traspasando fronteras para amarla y discipularla, con el amor vivo de Cristo Jesús

(Juan 4:9-10)

 

9.En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

10.En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

NUESTRO PROCESO DE ACERCAMIENTO

Medios & Enfoque

Radio

Nuestro ministerio, mensualmente transmite un Podcast estilo Magazine (Vuelo Directo), enfocado en compartir un mensaje de esperanza para la mujer. Analizando desde diferentes puntos de vista, temas que hacen parte de nuestro diario vivir como: infidelidad, rechazo, desamor, identidad, maltrato y discriminación, entre otros.

Prédicas

Transmitimos dos mensajes mensuales, en fidelidad a la palabra de Dios,  con el fin de exaltar a Jesucristo, compartiendo el mensaje del evangelio, para acercar a los no creyentes a la cruz del calvario y reafirmar la fe de los fieles.

(Mateo 28 : 19 )

Enseñanza

En nuestro proceso de discipulado, estamos desarrollando un programa enfocado en sanidad espiritual para la mujer, basado en la palabra de Dios y usando como piedra angular nuestra  identidad en Cristo.

Con el único objetivo de lograr la aceptación, reafimación, plenitud, amor propio y propósito en la vida de cada mujer.

(Efesios 2 : 10 )

Testimonios

“La llama del amor de Dios nos alcanzó”

Gracias a Dios no me convertí en sapa (sapo hembra, jajaja), pero sí creí que un día llegaria mi principe azul y me llevaria a su castillo en su blanco corcel .

Soy una romántica empedernida y por eso busqué el amor en el “charco” equivocado, con el hombre equivocado. Después de mucho dolor, pérdida de valores, pérdida de identidad, humillación, rechazo, infidelidad y abandono, le grité a Dios, literalmente, que me sacara de allí, que mis padres me habían enseñado mejor como para estar sufriendo con un “horrible sapo”.

Pasaron tres años y entonces conocí el verdadero amor. Ese amor incondicional que no pide nada a cambio, que solo da y no espera nada. Que me ama (sí aún y para siempre) con todo lo que soy, con mis bajones y subidas emocionales. Que me ama, no por las circunstancias, no porque quiera yo agradarlo, no porque le doy mucho o le doy poco o no le doy nada. Simple y llanamente me ama y no medio me ama, sino que me ama mucho, muchísimo, a tal punto que se sacrificó por mí.

Y nunca más me dejará ir. Y al saberme y sentirme amada así de esa manera, al caminar con Él, voy aprendiendo que no tengo que hacer nada, no tengo que esforzarme, ni mucho menos aparentar lo que no soy porque lo único que Él desea es que lo conozca cada vez más y mejor.

Mi identidad está en este ser perfecto, en esta persona que me ama tal como soy. En Él, que es solo amor, quien me tiene paciencia, quien es amable, no es envidioso ni celoso, no se cree más que los demás, no es orgulloso, no me trata mal, no es grosero ni egoísta, no se enoja por cualquier cosa, ni se pasa la vida reprochándome nada, no está de acuerdo con la maldad de este mundo, sino que habla siempre con la verdad. Todo me lo aguanta, todo me lo cree, todo lo espera, todo me lo soporta. ¿Y quién es este ser perfecto, dechado de virtudes? ¡Pues nada más que JESÚS! ¡El hombre que me amó!

Abril 2018 -María de los Ángeles Guerra

¡Encuentro con Jesús!

Cuéntanos, si la llama del amor de Dios te alcanzó

FACEBOOK 

SOUNDCLOUD

INSTAGRAM

País

Guatemala

Teléfono

(+502) 5114 – 3936

Correo electrónico

llamadejah@gmail.com