AMA LO SUFICIENTE Y UN POCO MÁS

Sabemos amigo lector que nuestro Dios de Amor, también lo es de justos juicios y grande en misericordia; aunque manifieste su ira frente al pecado esperando arrepentimiento de nuestra parte. Es así como una de las más bellas descripciones de su bondad está escrita en el libro de Miqueas (7:18) : ¿Qué Dios hay como tú, que perdone la maldad y pase por alto el delito del remanente de su pueblo? No siempre estarás airado, porque tu mayor placer es amar. Y debo decir amado de Dios, que esta verdad nos llega al corazón cuando recordamos su Gracia al perdonar nuestros pecados mediante el sacrificio en la cruz de su propio hijo; entonces seguramente gritamos en nuestro corazón con gran gozo ¡somos salvos aleluya! ¿pero qué pasa cuando vemos la mano de Dios sobre alguien que en nuestra opinión no merecería quizás la tardanza de la ira de nuestro creador? Creo que todos lo hemos experimentado de una u otra forma, si aceptamos que estamos en el mismo momento del que le hablaba Pablo a Timoteo en cuanto lo que sería el carácter de los hombres en los últimos tiempos: (sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos…) 2 Ti 3: 1-5. Es difícil mi amado, el pensar por momentos que también aquellos que nos han hecho daño tienen acceso a la misma Gracia si hay arrepentimiento; lo sé por experiencia propia y hoy lo comparto, porque aprendí que mientras a nosotros se nos dificulta amarlos, Dios los ama infinitamente esperando su arrepentimiento. Por esto río a carcajadas imaginando a Jonás enojado huyendo a Tarsis, pues no podía amar a los habitantes de Nínive y mucho menos concebir que fueran perdonados por aquel Dios Clemente que él conocía. El mensaje de hoy es claro amado hermano, Dios nos dice como a Jonás: puedes amar nada o lo suficiente quizás; pero sí amas un poco más entonces irás y buscarás arrepentimiento en ese lugar, porque yo los amo como a ti, y si se vuelven a mí, yo quiero que tú también los ames. Nuestra parte no es huir amigo lector aunque lo deseemos, nuestra parte es estar ahí en ese NINIVE difícil predicando el evangelio y amando lo suficiente y un poco más.