“Está bien… pero falta algo” me dijo mi Padre al leer un cuento en el que yo había trabajado por semanas y que debía entregar en mi clase favorita de la escuela. Para ser honesta, su opinión era más importante que la de mi maestra, y por ello nunca olvidaría esas palabras que en realidad me tomó tiempo comprender; ya que sin saberlo se convertirían más adelante en una constante en mi vida; es decir, un “CASI” en la boca de mi jefe, de mi doctor, de mi pastor, de mi entrenador, del agente inmobiliario, de mi cuenta bancaria, de mi hija, de mi esposo…y por supuesto de Dios cada día de proceso en el que yo buscaba desesperadamente alcanzar la perfección. No sé amigo lector si luego de mucho esfuerzo e incluso sufrimiento en cada proyecto que has emprendido con sueños de alcanzar una meta, de repente te encuentras con un: ¡vas bien! ¡estás encaminado! ¡la tercera es la vencida! ¡falta poco! ¡ya casi! …que en las palabras de mi Padre representarían “Está bien… pero falta algo” ¿Qué es ese algo? un chef diría quizás: ¡UN TOQUE PERSONAL! y suena sencillo si pensáramos que se trata solo de la cereza que le falta al pastel, y no en una obra maestra culinaria proveniente de una trayectoria que implicó esfuerzo y tal vez algunas lágrimas, para alcanzar aquella nota final de la novena sinfonía, o el pincelazo que lograría aquel sugestivo gesto en el rostro de la mona lisa; que en realidad te aseguro no fueron suficientes para la perfección que buscaban sus autores. Y en nuestra vida aún más compleja ¿sabes cuál es ese algo? ¿Te lo has preguntado? yo lo comprendí en este versículo (1 de pedro 5: 10) dice <Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, Él mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá> ¿no es maravilloso? aquel “CASI” es lo que somos hasta que Dios mismo pone su ¡TOQUE PERSONAL! su espíritu en nosotros a través de su amado hijo, y nos perfecciona para su Gloria Eterna. Entonces mi amado, Siendo completos en Cristo, entendemos que No se trata de NOSOTROS sino de LOS OTROS; y por esto nuestro versículo del día nos invita a soportar en amor por causa de ellos; el apóstol Pablo lo expresa diciendo en (2 CORINTIOS 12:15)
«Con gusto me desgastaré por ustedes y también gastaré todo lo que tengo, aunque parece que cuanto más los amo, menos me aman ustedes a mí» ¿Lo has experimentado? “Amar y soportar amigo lector” ese es el algo que no comprendí y que nos corresponde a nosotros, el que nos pide nuestro Padre para recibir su TOQUE PERSONAL y FINAL que solo por Gracia nos es revelado para ser perfectos en Cristo.